Katia sabía que iba a morir y susurró una despedida para su padre