La última cena de 4.000 calorías de una asesina en el corredor de la muerte