El propietario de Kontrol 34, ante el juez