El responsable de Kontrol 34 culpa a la empresa de seguridad Seguriber y queda en libertad