El cardenal Kurt Koch dice que el restablecimiento de la unidad de cristianos es un deber improrrogable de la Iglesia