Girona, con el agua al cuello