La Graciosa se echa a la calle para que no cierren el único banco de la isla