Un hombre de 77 años se debate entre la vida y la muerte tras una agresión de dos menores