La Palma, en el peor de los escenarios con 3.500 hectáreas arrasadas por el fuego