La Princesa se mantiene en su lucha