Los pescadores de La Restinga, desesperados