La Tierra levanta un escudo de plasma para repeler las tormentas solares