Largas colas para conseguir una cama en la tercera noche tras el terremoto