La odisea de un pueblo de la Alpujarra: un banco que abre un día a la semana