El georradar, crucial para revelar el horno de Las Quemadillas