Lavapiés, contra la policía