Doña Letizia recoge la cara y la cruz de ser princesa