El turismo, oasis en la crisis