"Ley seca" en los vuelos a las Islas Baleares