Liam Payne, de One Direction, se toma una fotografía al borde de un 31º piso