7.000 hectáreas arrasadas en Galicia en una semana