Lloret combate la mala imagen del turismo de borrachera