Lluvia helada provoca el caos de tráfico y el cierre del aeropuerto de Berlín