Locura en Washington por hacerse con el libro que ridiculiza a Trump