Un niño de 13 años crea su propio método educativo para “ser feliz”