Lorca sigue luchando por recobrar la normalidad un mes después del terremoto