Cuatro años después del terremoto, varias familias de Lorca aún viven en barracones