Lorca vuelve a la normalidad