De Guindos asegura que la crisis catalana ha costado 1.000 millones de euros