MSF denuncia que la ayuda humanitaria se ha convertido en un instrumento de política exterior y estrategia militar