Noventa países discuten en Madrid sobre la pena de muerte