Madrid pudo cometer un delito al no denunciar los abusos en el Valdeluz