Lo fácil era culpar a las víctimas de la tragedia del Madrid Arena