Magaluf trata de desvincularse de la imagen turismo de borrachera