Las olas de nueve metros que azotan Asturias provocan grandes destrozos