El malagueño degollado en Inglaterra describía a su compañero de piso como "violento, raro, flipado"