Maleducados, sucios e impuntuales, así describe a los españoles un diario británico