Mallorca, otra escena del turismo de borrachera