Las trabajadoras sociales creyeron a la joven que denunció a La Manada por violación