El guardia civil de La Manada declara ante los jueces que no pretendía huir