La presión policial no acaba con los manteros en Palma de Mallorca