La Manga del Mar Menor, 50 años después