Marcelo reconoce un delito fiscal y abonará cerca de medio millón de euros