María encontró el escondite casi perfecto