Tiene cien años pero no renuncia a su sueño: pilotar un avión