David y Marta destacan la “impotencia por no poder decirle a la familia que estaban bien”