Un experto asegura que falta un gran salto tecnológico para que el hombre pise Marte