Martínez Camino niega motivos políticos y búsqueda de culpables en la beatificación de 500 españoles muertos por su fe