¿Deben los bebés flotar por sí solos?