Máxima tensión en San Andreu, Barcelona, tras la muerte de un vecino y la desaparición de la familia presuntamente culpable